En 2016 el solsticio de invierno ocurrirá en el hemisferio norte, el 21 de diciembre a las 10:44 horas tiempo universal, las 11:44 horas en España.

Etimológicamente “solsticio” viene del latín y significa el momento en que el sol (aparentemente) se queda quieto.

Un instante de mágica e ilusoria suspensión temporal, que parece fijar el momento de su muerte, para revertir su dirección, cuando lo observamos desde nuestra perspectiva, como habitantes de la Tierra.

El solsticio de invierno es el gran símbolo natural de la muerte y del renacimiento.

Es el “Memento mori” (recuerda que morirás) por antonomasia, donde toda la naturaleza se recoge enlutada despidiendo a la luz que es la fuente de toda vida. Para encontrar en esa muerte el germen de vida que brotará vigorosamente en la primavera y fructificará en la plenitud abundante del solsticio de verano.

La luz y la oscuridad no pueden existir la una sin la otra, es el infinito equilibrio dinámico entre los opuestos.

En medio del invierno descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible”

Albert Camus.

Arquetípicamente, el Sol es símbolo de tu identidad divina, del Gran Héroe/Heroína que atraviesa todo tipo de peripecias en su viaje anual, incluyendo el descenso al inframundo que marca el triunfo de la luz y la evidencia de que la vida siempre se regenera y es por ello inmortal.

Cada uno de nosotros somos ese el pequeño Sol que atraviesa simbólicamente el mismo ciclo que el Sol (cada año, pero también en la totalidad de nuestra vida). De esta manera el sol te muestra como debes convertirte en la heroína/el héroe inmortal de tu propio drama cósmico.

El invierno es, por tanto, un tiempo de recogimiento, de conservación de la energía, de reflexión, práctica espiritual y renacimiento. Especialmente el día del solsticio de invierno es uno de los momentos del año más cargados de simbolismo y una bella oportunidad para meditar sobre la muerte y la sucesión de los ciclos de la naturaleza. Para entristecerse y despedirnos de todo aquello que “ya no es” en nuestra vida, conforme los días van perdiendo luminosidad y fuerza y disfrutar también, de la melancolía y el silencio de la oscuridad anticipando el regocijo de que la naturaleza se regenera y de que, al final, la vida siempre triunfa.


SIRI SUNDRI KAURsiri-sundri

Especialista en Kundalini Yoga para la mujer y autora del libro

EL CICLO DE LA DIOSA… que tú eres